1er año

La confrontación de los estudiantes con materias científicas como las matemáticas, la física y la química permite desarrollar el control de las herramientas de cálculo y la aptitud para razonar.

El estudio de las ciencias biológicas, los trabajos prácticos que les acompañan, los visitas de terreno y las prácticas también constituyen ejercicios que forman a la observación y el método científico.

 

 

 

 

 

El ritmo de trabajo sostenido y exigente, la gran diversidad de asignaturas impartidas y la evaluación de las competencias adquiridas permiten a cada alumno adquirir capacidad de compromiso, autonomía y un mayor conocimiento de sí mismo.

• El aprendizaje de las ciencias humanas y sociales (derecho, idiomas…) permite al alumno de ingeniería situarse como actor social.

Estos objetivos se combinan durante las prácticas de fin de año en una explotación agrícola que constituye una experiencia importante del ámbito agrícola y de las relaciones humanas.